16/11/2010

Un envenenador con las ideas claras

Posted in Economía, Timos a 09:02 por Andrés Velasco

Si leen la entrevista que publicó ayer El País al presidente de Altadis, Dominic Brisby, y no son ustedes fumadores, se van a llevar unas cuantas sorpresas. En primer lugar, advertirán que las palabras “cáncer”, “enfermedad pulmonar”, “enfisema” o, incluso, “salud”, no aparecen por ningún lado. Por supuesto, los que apoyan las restricciones al fumeteo en lugares públicos son “extremistas antifumadores”; la nueva ley es “radical”; el consumo del tabaco es “liberal” y los fumadores están en peligro de perder su libertad y de convertirse en “ciudadanos de segunda”; y, para colmo, la promulgación de leyes así va a causar un “desastre económico” en el sector hostelero.

Pues nada, hagamos caso a Mr. Brisby y seamos un país tercermundista en el que se pueda fumar hasta en los jardines de infancia. Y gastemos millones en quimioterapia, radioterapia y cirugía contra el cáncer. Quizá Altadis preste al sistema sanitario algún milloncejo de los que gana envenenando (y engañando) a los consumidores. Por la causa de la libertad, obviamente.

Anuncios

25/08/2010

Escándalo incivilizado

Posted in Economía, Timos a 12:05 por Andrés Velasco

Leyendo “El Escéptico Digital“, estupendo mensual que me envía por correo la Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico (SAPC), me entero de que tres administraciones públicas, nada menos que tres, han financiado o están financiando el “museo” de las caras de Bélmez, un timo paranormal que arrastra ya demasiados años como para que ninguna autoridad pública pueda alegar desconocimiento de causa.

Un millón de euros, repito, UN MILLÓN DE EUROS han concedido la Diputación de Jaén, el Ayuntamiento de Bélmez y… ¡la Unión Europea! Que estas cosas pasen en Andalucía son hasta normales (sin ánimo de ofender), pero que también la Unión Europea ponga dinero para mantener este tipo de subnormalidades es para ponerse a llorar durante cien años, como diría Hugo Chávez.

¿Es que nos estamos volviendo locos o qué?