30/03/2011

Sólo en España…

Posted in Justicia, Religión a 10:01 por Andrés Velasco

Uno puede darse de baja de asociaciones, clubes deportivos, empresas privadas, listas de publicidad, partidos políticos y hasta del censo electoral, pero no hay modo humano de que la secta católica deje de disponer de los datos personales de quien no desea figurar entre sus miembros.

Por otra parte, parece que hay gente más sensible que otra o cuyos sentimientos (¡sentimientos, el colmo de la subjetividad!) son más susceptibles de protección que los de otras personas. Incluso de protección jurídica y bajo amenaza de cárcel en el vigente Código Penal. ¿Lo creen surrealista? Pues no, en España es perfectamente posible.

Incluso no todos los sentimientos son igual de respetables bajo el ordenamiento español. Así, mantener que todos los seres humanos son iguales y no deben ser discriminados por razón de sexo resulta estar menos protegido que la creencia de que existen seres invisibles (aunque omnipotentes) que ordenan discriminar a la mujer y evitar el uso de anticonceptivos.

Sólo en un país como este, en el que estamos mucho más lejos del Occidente civilizado de lo que en realidad pensamos, pueden ocurrir cosas así.

10/03/2011

Luchan por su libertad, piden ayuda internacional…

Posted in Internacional, Política a 12:32 por Andrés Velasco

¿Y qué hace Europa? Nada.

Mientras tanto, el asesino delirante Gaddafi, maestro hortera del cinismo, está retomando el control de la mitad occidental de Libia con el silencio cómplice de China, Rusia, las dictaduras del golfo pérsico y de todos los demás tiranos que esclavizan a sus pueblos.

Ya ocurrió en otra ocasión, mucho más cerca del corazón de la Europa liberal. En aquel entonces, también un pueblo tuvo que hacer frente a bombardeos de su propio ejército a las órdenes de un dictador; y, también entonces, las naciones que deberían haber defendido su supuesto ideario democrático ayudando a ese pueblo, dieron la callada por respuesta. Y es que las democracias nunca son tales si olvidan la defensa y promoción de los Derechos Humanos. Ningún negocio empresarial debería nublar esta verdad.

Pero, claro, una cosa es la malvada Cuba (que ciertamente es malvada, corrupta y pervertida) y otra muy distinta la posibilidad de aprovechar la semi-esclavitud de los trabajadores chinos para comprar mierdas tecnológicas a bajo coste y revenderlas luego a precio de oro bajo el signo de la manzana mordida.

Menos mal que Hu Jintao no va por ahí regalando yeguas.