01/12/2010

¿A qué esperan?

Posted in Internacional, Política, PSOE a 09:11 por Andrés Velasco

¿Qué espera el Gobierno para cesar a Conde-Pumpido como Fiscal General del Estado? ¿Qué esperan los fiscales Javier Zaragoza y Jaime Bautista, los jueces Gómez Bermúdez e Ismael Moreno, los politicastros Ángel Losada, Cristina Latorre y Julio Pérez Hernández, y el europarlamentario López Aguilar (¡qué decepción!) para dejar todo cargo público y esconderse debajo de una piedra para que no veamos nunca jamás sus rostros de felones?

Lo que ya se sospechaba, las conjeturas que estaban en boca de todos, se han visto confirmadas gracias a la audacia de Wikileaks y de la valentía de sus fuentes anónimas. La deshonra cae sobre funcionarios, políticos y hasta miembros del Gobierno español, como ese Moratinos servil que prefiere agachar las orejas ante una potencia extranjera antes que cumplir las leyes de su propio país; como esa Fernández de la Vega que olvida programas y promesas electorales para arrastrarse ante embajadores y nuncios; como ese Zapatero que todo lo sabía y todo lo callaba con su sonrisilla insulsa.

Lo dice Nacho Escolar, y tiene razón: esta es una democracia teatral. La política de verdad no es la que se hace de cara a la galería. Nos ponen a esperpentos impresentables como Leire Pajín, Pepiño Blanco, Gómez Pons, Sáenz de Santamaría o Dolores de Cospedal para soliviantar al personal con declaraciones gruesas y aspavientos televisivos; pero, por la espalda, cuando no se les ve, hacen y deshacen sin contar con la ciudadanía que les paga, sumisa, sus salarios y pensiones doradas.

Así, no. Para esto no se hizo la democracia liberal. Ninguna razón de Estado, real o supuesta, está por encima del ciudadano y de sus libertades individuales. Pero estos mierdas de pavo con carné de partidos políticos se prostituyen por menos de treinta monedas y están dispuestos a malbaratar nuestros derechos civiles y a incumplir clamorosamente nuestras leyes. Para eso prefiero un despotismo ilustrado, pero verdaderamente ilustrado, antes que una democracia cateta como la nuestra. Al igual que ahora, los gobernantes no contarían con nosotros, los ciudadanos; pero, al menos, trabajarían por los intereses comunes y no sólo por los suyos particulares.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: